Entrevista | Colectivo Feminista de Nerja

13.03.2021

Las mujeres del colectivo feminista de Nerja se describen a sí mismas como: un colectivo que lucha por la liberación y la igualdad de las mujeres, nos oponemos a todas las formas de violencia contra la mujer y actuaremos por la protección de las mujeres víctimas de cualquier forma de violencia de género. Reivindicamos por tanto la igualdad social, política y laboral entre hombres y mujeres.


Pregunta: ¿Cómo y cuándo se creó este colectivo feminista? ¿Cuál es vuestro funcionamiento?

Respuesta: Nosotras empezamos a organizarnos a partir del 2018, concretamente el 8M del 2018. A raíz del movimiento Mee Too en EE.UU todos los colectivos feministas del mundo empezaron a organizarse para el 8M. Aquí en Nerja no había absolutamente nada y vimos la necesidad de organizarnos y llevar a cabo una manifestación que por lo menos aportara nuestro granito de arena.

Cuando empezamos a reunirnos, nos dimos cuenta que éramos un colectivo muy diverso; unas venían de partidos políticos, otras no, algunas somos más mayores, otras más jóvenes. Entonces, al final, todas coincidimos en lo mismo y hacía mucha falta aquí en este pueblo que se nos viera. Visibilizar el movimiento y visibilizarnos como feministas. El funcionamiento, en principio, eran reuniones mensuales que la pandemia ha paralizado. De todas formas, hemos estado trabajando y hablando mediante chats.

"Gracias al feminismo se han dado pasos hacia adelante, pero no hemos conseguido la igualdad plena, por eso hay que seguir luchando"

Nos organizamos muy bien. No es una asociación por decisión propia, somos un colectivo, por tanto, no es piramidal, es asambleario. Aunque no somos asociación tenemos un mínimo de organización, tenemos una cuota que ponemos, a veces trimestralmente, según tengamos más o menos actividades. Este año apenas estamos gastando porque con todo esto de la pandemia... Aparte de las actividades, estábamos en un local que teníamos que pagar y también usábamos el dinero para pagarlo. Y, después, tenemos una pequeña secretaría, donde se recoge el acta de todo lo que hacemos para resumir las reuniones. Preferimos ser colectivo, a veces debatimos el hacernos asociación, pero no, siempre pensamos que concuerda más con nuestra forma de pensar el movimiento asambleario que el asociativo, porque lo que necesitamos es una organización, un colectivo reivindicativo del feminismo.

P. ¿Cómo describirías la situación en la que nos encontramos las mujeres hoy en día?

R. Un pasito para adelante y otro para atrás, así lo describiría (risas). Bueno, la verdad que, gracias al feminismo se han dado pasos hacia adelante, pero no hemos conseguido la igualdad plena, por eso hay que seguir luchando, porque a pesar de que no estamos igual que en los años del franquismo -donde si la mujer era adúltera, el marido la podía matar- sí estamos en un punto donde, por ejemplo, en el 2020 han asesinado a 45 mujeres, sus parejas o ex parejas u hombres. Entonces estamos en un punto que hay que reivindicarnos, no nos podemos callar. Y, además, en todos los niveles realmente todavía siguen (las mujeres) asumiendo que tienen que llevar un papel secundario con respecto a los hombres. Así es como funciona hoy en día este sistema patriarcal. Nos queda mucho por hacer y todo esto centrándonos a nivel local y nacional; si luego ampliamos la problemática de la mujer en otros países, la feminización de la pobreza, eso aquí ahora mismo en España, es obvio. Si ya ampliamos geográficamente, las diferencias son enormes. Las desigualdades salariales van a seguir así mientras el sistema patriarcal esté funcionando. Y da igual la Edad Media que el capitalismo, desde el génesis, desde los primeros monoteísmos, las mujeres tienen un papel secundario y todavía tenemos ese papel secundario por haber nacido mujeres. Hasta que eso no esté completamente eliminado, que es lo que se pretende, -nosotras ya no lo vamos a ver seguramente- hay que luchar, hay que salir, hay que decirlo y hay que machacar sobre ese asunto, porque es injusto y no puede ser.

Además, el cambio pasa por las escuelas, la coeducación debería de ser algo por ley, una coeducación real, no estas políticas que nos hablan y luego no se lleva a la práctica. La mayoría de niños y las niñas pasan mucho tiempo en las escuelas, incluso más que con su familia, entonces yo creo que necesitamos políticas que apoyen eso, para eso hace falta dinero. Y para eso hay que concienciar a la gente que maneja el dinero y a la gente votante, para que realmente se hagan políticas de ese tipo.

Por eso, hay que defender la educación pública, porque las diferencias y las desigualdades sociales se generan desde la concertada y la privada. Los niños que están en la educación pública se crían en las escuelas y se acostumbran a tratar con niños de todos lugares y de todos los niveles socioeconómicos, y así cuando tú eres mayor aceptas que la sociedad es diversa. Hay un proceso de reeducación, los niños educan a los padres. Cuando hay una base luego se convierte en algo transversal.

"Porque fueron, somos y porque somos, serán"

P. ¿Se valora la lucha feminista de las generaciones anteriores por la actual?

R. Por supuestísimo que sí, son referentes para todas nosotras, es que si tú no conoces un poco la historia del feminismo, de dónde venimos y quiénes son nuestras referentes, pues poco podemos hacer. Creo que la sociedad es consciente de que las mujeres tenemos derecho al voto, que las mujeres tenemos derecho a la propiedad privada, por la lucha feminista de todas las mujeres a lo largo de la historia; creo que sí, espero, que no me diga nadie que no las valoran (risas).

A lo mejor hay gente joven que no conoce, pero las que somos ya de una edad, que nos hemos criado durante el franquismo, que sabemos todo el proceso que llevamos encima, sabemos las que han estado luchando; claro que sí se valora. La frase típica que hemos aprendido: "Porque fueron, somos y porque somos, serán". Lo aplican en el movimiento en México; la frase me recuerda al tren de la libertad, ahí empezó la Cuarta Ola del feminismo en España, que es la que tenemos ahora. Tenemos la Cuarta Ola, o sea, que hay tres Olas anteriores. A mí me parece que el tren de la libertad también marcó un antes y un después: "Perdonen las molestias, pero es que nos están matando."

P. ¿Cuáles son aquellas luchas que siguen sin conseguirse?

R. De todos los frentes abiertos que tiene el feminismo, realmente cerrado no hay ninguno. Ya sea en ámbito laboral, ámbito familiar, ámbito educacional, de la salud... La más obvia es la violencia, la violencia física, pero frentes abiertos, muchos. Se han abierto muchas puertas que estaban cerradas. Incluso aquí en España, la ley de violencia machista no es completa, porque siempre hay que tener contento a todos, entonces no se termina nunca.

P. Este es un 8M diferente, sin poder movilizarnos en la calle, pero ¿la lucha sigue?

R. Aquí estamos, ¿no? Tú nos has llamado (risas). Hay que decir que, nosotras, el Colectivo Feminista de Nerja, no ha convocado manifestación este año por el tema de la pandemia, pero por un motivo: para convocar una manifestación en estas situaciones hay que tener un gran equipo que controle la seguridad de la manifestación, con eso nosotras no contamos. Por eso, nosotras no hemos convocado, pero estamos intentando apoyar y respetar a las compañeras feministas que sí convoquen manifestación. Si ellas consideran que pueden controlar esa manifestación porque tienen capacidad y tienen gente, pues las respetaremos, seguramente lo tienen y lo van hacer. Que haya distancias de seguridad se puede hacer, porque hay muchos colectivos que se han manifestado en todo este año de pandemia, y nadie ha protestado, pero el 8M molesta. Este año no habrá manifestación en Nerja, pero el año que viene volveremos a la carga. Que no convoquemos manifestación no quiere decir que no hagamos nada, este año es algo simbólico, para que no se piense que el COVID se lo ha comido todo.

"Esto ya cansa, repetir siempre lo mismo, está dicho por activa y por pasiva: el feminismo es la igualdad entre hombres y mujeres"

P. ¿Qué le diríais a las personas que aún siguen diciendo que el feminismo no es la igualdad entre hombres y mujeres?

R. Que lean, que se informen. Esto ya cansa, repetir siempre lo mismo, está dicho por activa y por pasiva: el feminismo es la igualdad entre hombres y mujeres. Es tan básico que hay veces que se evita la conversación, no lo entendemos ¿Qué parte no se entiende? ¿Qué parte de igualdad entre hombres y mujeres no se entiende? Ya no sé cómo decirlo. Se trata de una falta de interés, porque si tú te quieres interesar, te informas y lees.

P. ¿Y a las mujeres que no se sienten representadas por esta lucha en igualdad?

R. Pues lo mismo, básicamente, que lean y se informen. Todas las referentes del feminismo, todos los colectivos feministas, todas las feministas, llevan años y años diciéndolo y continúan diciendo que el feminismo busca la igualdad. ¿Qué quieres que les digamos?

Hay que tener en cuenta que la mayoría de las mujeres feministas somos mujeres de izquierda y, luego, hay mujeres de derecha que tienen una idea totalmente diferente de cómo funciona la sociedad, perpetuando un estatus que les da el machismo.

Es como un meme que vi, que decía: -"Yo no necesito el feminismo" dice ella, que ha llegado aquí conduciendo, que se divorció y aun así puede continuar para adelante porque tiene un trabajo, y estudio una carrera, dice ella-. Es decir, es que es tan básico. Gracias al feminismo has podido hacer todo eso.

Hay mujeres que dicen cada cosa, las mujeres son las que educan en la casa y son ellas las que transmiten ese machismo, como es aquello de: "El enemigo no llegaría a la victoria sino tuviera aliados dentro de ella". Pues exactamente eso, el peso de la educación ha recaído siempre sobre nosotras. A mi bisabuela, a mi abuela la educaron así, generación tras generación vamos cambiando, porque la sociedad también va cambiando y nosotras vamos cambiando también la sociedad. Hay gente que no lo ve y se conforma, pero si lo ves, pues te revelas. La madre educa, sí, pero el padre también educa estando ausente, la ausencia del padre, esto hay que cambiarlo.

P. ¿Creéis que el movimiento feminista es solo cosa de las mujeres o también deben de implicarse los hombres y, por tanto, sea un movimiento social?

R. Obviamente, es cosa de todos, si se implicaran más, mejor que mejor, sería lo ideal. Es absolutamente necesario, si no, no vamos a ningún sitio. Si los mismos hombres no recriminan al maltratador y se van con él y le dan palmaditas en la espalda, ¿dónde vamos? En la violencia es obvio que todo el mundo tiene que tomar partido, la intimidad llega hasta cierto punto, lo otro ya es social.

P. ¿Creéis que España está al mismo nivel de logros que los países más desarrollados?

R. Yo creo que España sí tiene leyes y está a la altura de los países más desarrollados, en ese sentido sí. A nivel legal estamos dando pasitos para adelante, nosotros vamos por delante de otros países, aunque estemos llenos de prejuicios.


Entrevista | Andrea López