Artículo | La realidad de los trastornos alimenticios. ¿Cómo se trata un TCA?

11.02.2021

Por Claudia Pradas

Fotografía | Lynx Photography
Fotografía | Lynx Photography

Vamos a hacer un ejercicio. Cierra los ojos y piensa en una persona que está sufriendo un trastorno alimenticio, ya sea bulimia o anorexia nerviosa, ¿cómo te imaginas a esa persona? Mucha gente asocia este problema a una cierta figura femenina, delgada, débil, con la piel pálida, el cabello lacio y los ojos hundidos. Una imagen bastante romantizada y que sigue perpetuando un sinfín de mitos. Estos mitos pueden dificultar la labor de los profesionales e invalidan muchísimo a otras realidades dentro de los TCA.

Si quieres conocer la realidad de los trastornos alimenticios más allá de lo que vemos reflejado en las series, películas y medios de comunicación, te recomiendo que sigas leyendo este artículo de Extrarradio.

Mitos de los trastornos de la conducta alimentaria

Los trastornos de la conducta alimentaria están rodeados de creencias e ideas preconcebidas sobre ellos. Por esto mismo, en este artículo quisiera desmentir algunos de los principales mitos.

En primer lugar, es cierto que 9 de cada 10 personas que sufren un TCA son mujeres, esto puede deberse a la enorme presión estética que, durante décadas, hemos sufrido por parte del entorno. Sin embargo, no todas las mujeres que lo sufren tienen una corporalidad específica. No todas las personas que sufren un trastorno alimenticio sufren infrapeso y este no debería ser un criterio excluyente para tratar o no a una persona con TCA. Este punto es importante puesto que, tras una alta restricción, muchas veces suele derivar en grandes atracones derivadas de un hambre extremo. También es un criterio gordófobo puesto que, cuando una persona con una corporalidad más grande y gruesa pierde peso se la suele reforzar, sin importar los medios por los cuales ha llegado a perderlo. Concebir los TCA como un problema mucho más complejo que "dejar de comer" es fundamental para su tratamiento.

Otro de los mitos más comunes en un TCA es que estos son rígidos "o tienes anorexia o sufres bulimia, no hay más", la realidad de las personas que sufren estos trastornos es bien distinta. Como bien he adelantado anteriormente, tras un largo periodo restrictivo se suele pendular hacia un periodo de atracones, los cuales derivan (o no) en actos de purga. Este cóctel de reacciones ante la ingesta hace que una misma persona pueda sufrir síntomas de diferentes categorías dentro de los TCA.

Tipos de trastornos alimenticios

Si bien el manual diagnóstico diferencia una serie de categorías para clasificar los distintos trastornos de la conducta alimentaria, es necesario comentar que muchas personas pendulan y saltan de uno a otro durante su proceso patológico. Los más conocidos son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, no obstante, no son los únicos. A continuación, me gustaría presentarte algunos tipos de trastornos alimenticios que permanecen en la sombra.

Estas definiciones son algo breves por lo que, si sospechas que estás sufriendo un trastorno alimenticio, te recomiendo que lo evalúes con un especialista en salud mental.

Terapias para los trastornos Alimenticios

Cuando hablamos de distorsión corporal y trastornos de la conducta alimentaria, muchos especialistas optan por trabajarlo desde una base puramente conductual y/o categórica. Incluso en las redes sociales el discurso, aunque es bien intencionado, no suele ir más allá del "quiérete" o "acéptate". Hace poco leí un artículo de Natalia Seijo en el que abordaba la imagen corporal desde una nueva perspectiva y realmente me entusiasmó. Al fin y al cabo, la imagen corporal no es un análisis objetivo de nuestras características. De hecho, tiene un fuerte componente emocional.

Algunos expertos afirman que nuestra imagen corporal se distorsiona más (y nos genera más malestar) cuando existe un rechazo hacia nosotros mismos. Dicho rechazo, no tiene por qué dirigirse hacia nuestro yo presente. Este rechazo del yo puede ser la representación de "aquello que no quiero volver a ser jamás" y, cuanto más rechazo exista, más riesgo hay de que aparezca un TCA.

Es cierto que en un trastorno alimenticio existen otras variables además del "yo rechazado" como, por ejemplo, el aprendizaje familiar o los medios de comunicación. Sin embargo, este fenómeno puede explicar la resistencia de muchas pacientes al cambio, al volver a ser aquello que rechazan.

¿Cómo tratar el yo rechazado y la distorsión de la imagen corporal?

Aunque en un TCA se trabaje con una base cognitivo-conductual (incidir en pensamientos y comportamientos), muchas ramas de la psicología aseguran que los problemas con la alimentación son solo la punta del iceberg. Por lo tanto, el trabajo terapéutico debería recorrer la raíz de este rechazo a la vez que se trabajan con objetivos a corto y medio plazo orientados al cambio.

Otra línea de tratamiento que se puede realizar paralela a todo ello es educar a las personas que están sufriendo el trastorno sobre cómo nos afectan los elementos externos a nuestro autoconcepto. Por ejemplo, la comparativa de cuerpos a través de las redes sociales, el uso de filtros y aplicaciones que distorsionan la propia imagen...

El objetivo de unir estas líneas de intervención es poder trabajar el TCA en todos sus niveles, desde la restricción alimenticia hasta el rechazo del yo, pasando por la presión estética y los demás elementos anteriormente comentados.

¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo un trastorno alimenticio?

Si tras leer este artículo han aparecido dudas o quisieras saber más sobre si estás sufriendo o no un trastorno alimenticio, te invito a que te tomes un tiempo para reflexionar sobre tu relación con la comida. ¿Se basa en el castigo? ¿Aparece un ciclo de restricción/compensación? ¿Tu autoestima depende directamente de tu ingesta? ¿Hasta qué punto tu integridad física y psicológica se ha puesto en jaque por ello? Más allá del número en una báscula, para saber si una persona está sufriendo un TCA, es fundamental explorar estas áreas con paciencia y detenimiento.

Finalmente, si tras estas cuestiones sospechas que puedes padecer un trastorno alimenticio, es importantísimo que acudas a un profesional para poder empezar un proceso terapéutico.